texto imágenes

Ricard Martínez, 2013. Seis fotografías superpuestas de la calle Alcolea desde la carretera de Sants. Por orden estratigráfico:
-Fiesta Mayor del barrio de Sants, 1940. Donativo V. Pinent. Archivo Municipal del Distrito de Sants-Montjuïic.
-Fiesta Mayor del barrio de Sants, 26 de agosto de 1934. Fondo UEC. Archivo Municipal del Distrito de Sants-Montjuïc.
-Fiesta Mayor del barrio de Sants, 27 de agosto de 1933. Fondo UEC. Archivo Municipal del Distrito de Sants-Montjuïc.
-Fiesta Mayor del barrio de Sants, 1941. Fondo UEC. Archivo Municipal del Distrito de Sants-Montjuïc.
-La calle Alcolea, octubre 1970. Donativo Joan Planas. Archivo Municipal del Distrito de Sants-Montjuïc.
-La calle Alcolea, 29 de septiembre de 2012. Ricard Martínez.

Ricard Martínez, 2013. Interior del estudio Fotografía Daguerre, con el retrato de primera comunión de una niña sin identificar.
(Archivo Histórico de Sabadell)

Ricard Martínez, 2013. Dos retratos del mismo miembro de la familia Bonet, posando en dos momentos diferentes -con uniforme militar y con traje-, a ambos lados de una misma peana con un ramo de flores. (Fondo Fotografía Daguerre).

Ricard Martínez, 2013. Cuatro retratos de miembros de la Familia Bonet-Tapia comparten el espacio y los muebles del estudio fotográfico.
(Fondo Fotografía Daguerre).

Ricard Martínez, 2013. Cuatro retratos de miembros de la Familia Bonet-Tapia alrededor del mismo biombo.
(Fondo Fotografía Daguerre).

Estudio Fotografia Daguerre (y el futuro)
El lugar a donde van las fotografías

El fotógrafo ve sus fotos en el futuro. Allí es donde se le aparecen, como micro-epifanías, unos instantes antes de accionar el obturador de su cámara. Pero el volátil futuro que acaba de previsualizar el autor desvanece repentinamente cuando se cierra el obturador. Ya no está. Ha pasado a formar parte de un pasado, ávido, sin embargo, de porvenir. Y es allí donde se volverá a materializar de nuevo, ante el observador. Esta cadencia de tiempo escenifica una particular entropía fotográfica, que hace que las imágenes se precipiten siempre hacia el lugar donde nosotros las encontramos. Y donde alguien encontrará nuestras. El futuro.